The Fiery Furnaces en Pasagüero



Fotos: Diego Figueroa
Reseña: Luis Del Valle


Tras su cancelación, The Fiery Furnaces finalmente llegaron al DF para el deleite de los cientos de fans que fueron a verlos al Pasagüero. La noche comenzó con una corta pero excelente presentación de Suave as Hell. Desafortunadamente era poca la gente durante el set de los teloneros, probablemente debido al corredor nocturno de bicicletas, el cual causó gran tráfico en el área. Alrededor de las 00:40 The Fiery Furnaces subieron al escenario ante un público un poco más grande. Comenzaron con Rub Alcohol Blues y de ahí en adelante la noche se llenó de los ritmos psicodélicos de los hermanos y su banda.


En un principio había problemas de audio, cosa que causó que Eleanor, vocalista de la banda, frecuentemente se quejara con los encargados del sonido. Conforme avanzó la noche, dichos problemas fueron resueltos. Era difícil identificar cuando terminaba una canción y cuando comenzaba otra, ya que la banda nunca paraba de tocar. Todas las canciones estaban conectadas formando así una mega canción que tenía un efecto hipnotizante sobre los asistentes. The End is Near y Tropical Ice-Land sirvieron para cambiar el ritmo de la noche y a partir de ese momentos una gran parte del público comenzó a bailar. La banda continuó su con varias canciones, entre ellas Single Again, Crystal Clear y la encargada de cerrar la primera parte del set, Cut the Cake.


Tras una presentación de todos los integrantes de la banda por parte de Matthew Friedberger, The Fiery Furnaces continuaron con su set. Nuevamente varios asistentes comenzaron a bailar con los diferentes ritmos de la banda que eran complementados por distorsiones y diversos efectos que creaban ese sonido tan particular. Para cerrar, la banda interpretó Here Comes the Summer, probablemente una de las más coreadas de la noche. Agradecieron a México y prometieron regresar para interpretar todas las canciones que no habían interpretado, terminando así su set de poco más de una hora.



Hay que reconocer el perfeccionismo y sencillez de los hermanos Friedberger, ya que los dos se aseguraron personalmente de revisar el sonido y ante cualquier problema trataban de solucionarlo de inmediato. Queda claro que Matthew es el líder de la banda, actuando como un director de orquesta, marcando el paso para todos sus músicos. Por otro lado Eleanor se convierte en el centro de atención, hipnotizando a todos los que la observan con su peculiar voz. Definitivamente The Fiery Furnaces son una banda que vale la pena escuchar, ojalá cumplan la promesa y regresen pronto.

1 comentarios:

Anónimo

10 de junio de 2010, 2:32

quitales la marca de agua