Lollapalooza Día 1

Photobucket
Reseña: Luis Del Valle
Fotos: Varios, tomadas del Flickr oficial de Lollapalooza

La semanada pasada tuve la oportunidad de ir a Lollapalooza, sin duda alguna uno de los festivales más importantes de Estados Unidos, ésta es una reseña de lo que pude ver.


Foxy Shazam
Foto por Ashley Garmon

Imaginen la energía de The Hives, con la música de The Darkness, y un vocalista con look de Freddy Mercury, apoyado por una banda de hair metal, algo así fue la descontrolada presentación de Foxy Shazam. La banda de Cincinnati mantuvo control total de su audiencia durante los 30 minutos de su set, todo eso gracias a los chistes, gritos y energía de Eric Sean Nally (su vocalista). Después de interpretar varias canciones de sus tres álbumes de estudio la banda finalizó su presentación con un jam improvisado al mismo tiempo que destruían sus instrumentos.


The Ettes
De ahí me moví al BMI Stage, otro de los escenarios pequeños, para ver a The Ettes. El cuarteto originario de Los Angeles ha sido telonero de Kings of Leon, The Dead Weather y The Black Keys, además de publicar tres álbumes de estudio. Las expectativas eran altas pero el grupo falló en cumplir, el enérgico rock de garaje que aparece en sus discos despareció en su presentación en vivo, donde fue sustituido por un rock monótono que rápidamente logró que muchas personas cambiaran de escenario.

The Constellations
El día siguió con The Constellations, una banda de Atlanta que tiene un gran rango de influencias desde Hip-hop hasta el mismísimo Tom Waits. El problema de la banda es que se pierde entre todas sus influencias y una canción suena totalmente diferente a la otra, lo cual le quita continuidad a su presentación. El vocalista del grupo, Elijah Jones, comentó que la banda no había dormido en 48 horas, así que se disculpaba por cualquier falla en su presentación. Después de poco más de media hora la banda se despidió con Step Right Up, una re-interpretación de la canción de Tom Waits del mismo nombre. La versión de The Constellations es mucho más rápida y bailable, y a la vez fue la mejor forma de cerrar su presentación. También cabe destacar “Felicia”, probablemente la canción más coreada de su presentación.

Drive-By Truckers y The Big Pink

Foto por Matthew Taplinger

Seguimos el día en el Playstation Stage con los Drive-By Truckers, banda que se hizo famosa por su mezcla de country y rock sureño. Hay que hacer hincapié en la popularidad de la banda, ya que en México no son muy escuchados pero aquí contaban con un público bastante numeroso. La presentación de la banda fue bastante aclamada, y lo mejor del día hasta el momento, enfocándose principalmente en “The Big To Do”, el último disco del grupo. Vi treinta minutos de una presentación llena de jams y riffs sureños antes de (erróneamente) decidir cambiarme de escenario. Atravesé todo el parque (cosa que tardaba entre 8 y 15 minutos) para ver a The Big Pink. Llegando al escenario la banda ya estaba interpretando su muy coreada “Dominos”. Al finalizar la canción el grupo recibió una fuerte ovación y se despidió de la audiencia, terminando su presentación 20 minutos antes de lo indicado. Nuevamente era hora de cruzar el parque.

The New Pornographers
La banda subió al escenario e inmediatamente recibió una ovación por parte del gigantesco público, comenzaron con “Sing me Spanish Techno”. El concierto del grupo canadiense estuvo lleno de éxitos que garantizaban que la mayor parte del público coreara a todo pulmón, entre ellos: “The Laws Have Changed”, “Sweet Talk, Sweet Talk” y “Your Hands (Together)” la cual fue descrita por el grupo como una canción de Rock N’ Roll. Conforme avanzaba la presentación el público parecía llenarse de gente que quería un buen lugar para The Black Keys, mientras que otras personas comenzaban a platicar. Lo anterior logró que Carl Newman mencionará que “En Lollapalooza no importa el escenario o día en el que toques, siempre tendrás un público de 40,000 personas” a los que Neko Case agregó: “Así sean interesantes o no”.

Los comentarios lograron risas por parte de los fans que todavía permanecían entre la audiencia. Ese no fue el único comentario de Neko Case, la cantante comentó sobre todo tipo de cosas, desde Lady Gaga hasta el sol y el sombrero que usaba para protegerse del mismo, siempre logrando risas por parte del público. El mejor momento de la presentación llegó con una emotiva versión de The Bleeding Heart Show, cerrando su concierto con un coro masivo de “Hey-las”.


Matt & Kim
Foto por Dave Mead

Otra vez tocaba atravesar el parque ahora para ver a Matt & Kim. Conforme me acercaba al escenario recordé los comentarios de Newman sobre el público ya que miles de personas veían a Matt & Kim. La única forma adecuada para describir la presentación del dúo es: “la fiesta más grande del festival”. Globos por todas partes, burbujas, y gente haciendo crowd surfing eran algunas de las cosas que se podían observar mientras el dúo interpretaba canciones de sus dos discos. Kim tocaba la batería siempre con una sonrisa, demostrando que verdaderamente disfruta lo que hace, mientras Matt estaba a cargo de los teclados y las voces llevando la pauta de la presentación.

“Yea Yeah” y “Lesson Learned” fueron algunas de las canciones que fueron coreadas por gran parte del público. Entre canciones la banda hacía todo tipo de bromas, agradecía a los asistentes, se subían en la batería y en la estructura del escenario. Todo esto lograba que la gigantesca audiencia aclamara sin parar. Conforme se acercaba el final de la presentación de la banda era hora de moverse al otro lado del parque para los Black Keys.

The Black Keys
Foto por Mat Ellis

La banda comenzó un poco antes de tiempo y cuando llegué ya estaban terminado su primer canción, “Thickfreakness”. The Black Keys son una de esas bandas que suenan mucho mejor en vivo. En vivo, la música del dúo de Akron se vuelve masiva, la guitarra suena mucho más poderosa y se agregan detalles que sólo suceden en el momento de la interpretación, sin mencionar que cada canción tenía una pequeño jam de introducción o de salida, logrando que la improvisación se convirtiera en la estrella de su set. Tras tocar un par de canciones de toda su discografía el grupo invitó a un tecladista y bajista a que subieran al escenario para interpretar canciones de su último disco Brothers, logrando una fuerte ovación por parte de los miles de asistentes que veían a la banda con detenimiento.

Cabe mencionar que, a pesar de ser muy bien recibidos por el público, la mayor parte de la audiencia no cantó ni una sola canción, sólo se limitaban a ovacionar y observar. “Everlasting Light”, “Next Girl” y “Chop and Change” fueron algunas de las canciones que lograron la mejor respuesta por parte de los asistentes. Definitivamente una de las mejores agrupaciones del festival, pero era hora de moverse nuevamente.


Jamie Lidell
Foto por Matthew Taplinger

El penúltimo acto del día sería Jamie Lidell, cantante inglés que se ha vuelto famoso por combinar el Soul y el Funk con la música electrónica. Desde el momento en que uno se acercaba al pequeño escenario donde se encontraba Lidell, era inevitable unirse al baile inspirado por sus canciones llenas de funk como “Enough is Enough” y “Another Day”. Al finalizar cada canción el cantante recibía una fuerte ovación, sobre todo de sus fanáticas que caían rendidas ante los encantos del inglés. Por otro lado, Lidell también demostró su destreza con los instrumentos electrónicos en “I Wanna Be Your Telephone” y en pequeños segmentos entre canciones. A pesar del funk y su habilidad con la música electrónica la mejor parte de la presentación llegó con “Multiply” y “Compass” las cuales pusieron el toque nostálgico a la presentación. Mientras Lidell cerraba su set con “Little Bit of Feel Good” era hora de moverse al escenario más grande del festival para el plato fuerte del día.

Lady Gaga

Foto por Dave Mead

Morbo, curiosidad, fanatismo, su show, y un sin número de razones eran el pretexto para que la gente se dirigiera al sur del parque donde se estaría presentando Lady Gaga. Era imposible negar que Lady Gaga era uno de los eventos más esperados del festival, las bandas hablaban sobre ella, algunos se vestían como ella, y mucha gente hablaba sobre ella. Faltando 20 minutos para su presentación el público para ver a la cantante era masivo, me atrevería a decir que el 70 % de los asistentes se encontraban esperando a Lady Gaga.

Justo a la hora indicada, la neoyorkina comenzó su presentación revelando una gigantesca escenografía inspirada en Nueva York y los musicales de Broadway. Gaga comenzó su set con Dance in the Dark. De ahí en adelante la presentación de la cantante se vio repleta de complejas coreografías, videos y cambios de vestuarios. Conforme avanzaba el show era muy fácil acercarse al escenario ya que cientos de personas se retiraban del sur del parque. A mi parecer, la razón por la que tanta gente dejo el escenario fue por los constantes discursos de la cantante. Prácticamente después de cada canción, Gaga se aventaba un discurso de uno a dos minutos sobre temas variados: desde el concepto de su gira hasta sus traumas escolares, pasando por lo difícil que le fue alcanzar el éxito. Los fanáticos de la cantante gritaban en éxtasis después de cada discurso, sin embargo el resto del público parecía aburrirse en esos momentos.

Cabe destacar que uno de sus discursos se sintió bastante legítimo, en éste Lady Gaga habló sobre cómo años atrás se había presentado en uno de los escenarios más pequeños de Lollapalooza y ahora había alcanzado ser headliner. Para conmemorarlo Gaga invitó a Lady Starlight, con quien se presentó en el festival años atrás y quien ahora es su DJ, al escenario. Las dos repitieron una de las coreografías de su presentación original con “Metal Militia” de Metallica de fondo, logrando una fuerte ovación por parte del público.

Lady Gaga ha creado todo un personaje de estrella pop/loca desquiciada para alcanzar el éxito pero debajo de todo eso se nota que la cantante si tiene talento(al menos más que la estrella pop promedio). En “Dance in the Dark” tocó un instrumento extraño en forma de corazón que tiene cuerdas, teclas y varios botones, en “Speechless” tocó el piano y en “Money Honey” una Keytar. Su voz también es muy superior a la de la intérprete pop promedio y se mantuvo consistente a lo largo del concierto sin importar la complejidad de las coreografías(y más importante sin recurrir al playback).

La mejor parte del set fue cerca del final cuando interpretó “Alejandro” (con una fuente de un ángel que sangraba como fondo), “Poker Face” (La cuál introdujo con la frase: “Let’s Poker Face the fuck out of Lollapalooza”) y “Paparazzi” (con un monstruo mecánico gigante de fondo). Lady Gaga se despidió del público, pero regresaría al escenario para cerrar su concierto con una épica versión de Bad Romance, la cual convirtió el escenario su de Lollapalooza en una pista de baile, terminando así el primer día del festival.

Foto por Dave Mead

2 comentarios:

Octopus Queque

15 de agosto de 2010, 20:45

Uffff qué cosa, ojalá algún día se me haga ir a un evento masivo de estos. Qué hermoso lo de Lady Gaga, ojalá ya venga a México ;( Por el momento eso sería lo ideal jajaja.


Thumbs Up! :D

Anónimo

15 de agosto de 2010, 21:12

Es una gran mierda preferir ver a gaga que a strokes