Reseña: Major Lazer @ Bleu


El pasado 11 de febrero, el Bleu, antro en Reforma que ultimamente ha albergado a varios conciertos como Steve Aoki o Neon Indian ya hace unos meses, ahora fue sede de los impresionantes Beats de Major Lazer, duo conformado por Diplo y Switch (aunque esta vez solo viniera Diplo), acompañado por Skerrit Bwoy y Mimi, los encargados de encender la fiesta al máximo.


La noche iniciaba con las mezclas de Toy Selectah, quien empezaba a ambientar a la gente por espacio de casi dos horas. El Bleu parecía un poco tranquilo a estas alturas, aunque ya había gente esperando al frente del escenario. Así transcurría la velada hasta que en punto de la 1 de la mañana, Diplo hizo acto de presencia provocando la emoción de los asistentes que ya no podían esperar más.

Inmediatamente al inicio del set, hace acto de presencia Skerrit Bwoy, que asemejaba al personaje de Wesley Snipes en la película Demolition Man. Ya había dado inicio la fiesta. Sin parar, uno a uno fueron saliendo mezclas brutales desde la consola de Diplo, y Skerrit junto a Mimi se encargaron de hacer explotar a los fans. Pon de Floor, Jump Up y Keep It Goin' Louder fueron las que sin duda prendieron más al Bleu que registró un lleno.


Skerrit, que portaba una playera de las Chivas del Guadalajara, se subió a las bocinas, bailó con algunas fans que subió al escenario, se subió a un balcón del recinto para hacer lo mismo con otra, en pocas palabras, se adueñó del lugar y del público. Mimi, enfundada en la casaca de los Pumas, no se quedó atrás. Se le insinuaba a un guardia de seguridad que por momentos mostró una timidez prohibida en su trabajo, subió a un chico y le hizo unos sentones de los cuales más de uno pensará que aquel fan que subió todo feliz ahora podrá tener problemas para engendrar una familia.


Por supuesto no podía faltar la escalera. Aquellos que ya conocían el show en vivo de Major Lazer saben que en un momento, Skerrit saca un escalera desde la cual se avienta sobre una fan quien no tiene más remedio que formar parte del show.


Con poco más de una hora de duración, el público cumplió y se entregó de más. Fueran botellas de champaña o bolsas de pan blanco, todos querían algo de Skerrit. Incluso al final, una vez terminado el show, también sacaron cajas de pollo para regalar a los fans que no se querían ir. Major Lazer, el personaje que también apareció en los visuales, dejó en claro que no son los zombies su principal enemigo, sino la inhibición en las fiestas. Si no te dejas llevar, tal vez esto no sea para ti.


Foto y texto: Diego Figueroa

0 comentarios: