Reseña y fotos: The Dresden Dolls @ Teatro Fru Fru





Amanda Palmer y Brian Viglione pisaron por primera vez un escenario mexicano en 2005 como teloneros de Nine Inch Nails. Ese día, con poco menos de 45 minutos, una mezcla entre canciones propias y algunos covers, dejaron una muy buena impresión en gran parte del público. Desafortunadamente, los fans que no asistieron a ese concierto o aquellos que querían verlos nuevamente tuvieron que esperar 6 años para poder presenciar la música de The Dresden Dolls en vivo.


El viernes 9 de diciembre, el Teatro Fru Fru recibió al dueto en su primer concierto como artista principal en México, situación que el grupo aprovechó al tocar más de dos horas y media. No es sorpresa que Amanda y Brian tienen un trato muy especial con sus fans, y eso se vio desde el principio cuando los asistentes les lanzaban rosas al momento en que tomaron el escenario, como es costumbre en los conciertos de la banda. El setlist se compuso de canciones de los dos discos de estudio, además de algunas rarezas y covers que ya habíamos escuchado alguna vez así como unos nuevos. Uno de estos covers fue Please Please Please Let Me Get What I Want de The Smiths, a propósito de que Amanda había estado en el concierto de Morrissey dos días antes. En War Pigs, Brian exhibe la combinación perfecta entre intensidad y teatralidad a la hora de tocar la batería, mientras la voz y piano de Amanda le complementan.




Podríamos decir que Half Jack, Girl Anachronism, Delilah o Coin Operated Boy fueron otras de las canciones en las que el público reaccionó de la mejor forma, pero la verdad es que en todas, incluso lados B extraídos de su recopilación "No, Virginia" fueron aplaudidas y cantadas por todos, el público definitivamente cumplió con su parte. Amanda comentó también que estaba feliz de volver, y que al final del concierto firmaría y saludaría a todos los fans. No nos pudimos quedar hasta el final, pero vimos comentarios donde en efecto, los que se quedaron para conocer al grupo pudieron platicar con ellos y saludarlos.

Después de esa noche en el 2005 y de la pausa de la banda unos años después, varios pensaron que nunca verían a los Dresden Dolls en vivo, sin embargo, la noche del 9 de diciembre fue una recompensa para todos los que esperaron.



Texto y fotos: Diego Figueroa