Fotos y reseña: House of Vans Mexico City


House of Vans Mexico City regresó para darnos nuevamente tres días de fiesta sin parar. Esta vez, Chromeo fue el grupo estelar que encabezó el talento para esta edición y los que empezaron esta triada de noches en un foro ubicado en Paseo de la Reforma que contó con un escenario que se transformó para cada uno de los distintos eventos.









Después de la música de fondo que recibía a todos los afortunados con boleto para la primera noche, Kiss My Vans, Disco Ruido salió con Alejandra de Ruido Rosa en la voz al frente. Entre los ya clásicos de la banda y mucho material nuevo de Radiofutura, su próximo material, la gente ya se iba prendiendo entre la música y la barra libre. La zona de pista ya se encontraba casi llena y los que no podían faltar desde el inicio eran los fans más clavados que apenas llegaron se pararon al frente del escenario para no moverse de ahí por poco más de 5 horas, o tal vez más.








Por fin, a lo que venimos. Chromeo es garantía de diversión y aunque su staff tardara varios minutos en colocar los instrumentos del dueto y asegurar que todo estuviera en condiciones óptimas, la gente no tenía prisa de irse. No importaba que fuera jueves y muchos tuvieran que cumplir una hora de llegada al día siguiente, la mentalidad era "me costó trabajo conseguir mi entrada, hay bebida, buena música, buena gente y sigue una buena banda", así que nada más importaba. Mientras los que estaban en pista ya se veían impacientes, y arriba los que de vez en cuando se asomaban a ver qué ocurría, Dave-1 y P-Thugg tomaron el escenario y de inmediato soltaron ese combo de Hot Mess y Night by Night que tanto gusta. Algo del nuevo disco White Women, mucho del aclamado Fancy Footwork, Dave-1 acercándose todo el tiempo hacia la gente que compartía el ánimo de fiesta. Fue una gran forma de dar comienzo a House of Vans, que después siguió con Teen Flirt para los aferrados al desvele.





Por si no hubiera sido suficiente, el viernes fue una noche dedicada a la electrónica y qué mejor, puesto que ahora si no había pretexto para salir hasta las 4am, mínimo, después de escuchar beats sin parar de parte del lineup preparado para Underground Realm, la segunda noche de House of Vans.

Al llegar, Climbers desde Mexicali ya estaban haciendo lo suyo desde un segundo escenario que se montó delante del original, reduciendo un poco el espacio en la pista para la gente, que ahora igual se encontraba más dispersa por todo el lugar al no tener que estar presenciando a una banda. Afortunadamente la música llegaba a todos lados por lo que bien podías estar en el VIP, en el segundo piso o incluso afuera en un patio que ahora tenía Food trucks y no perder el ambiente. Después vino el set de André VII a quien ya podemos calificar de garantía.




La amenaza de salir demasiado tarde era real, ya que Machinedrum, con su aclamado club set salió al filo de la media noche, y aún nos faltaban dos actos. Todo fue una fiesta sin parar cuando a continuación salió Matthew Dear y ya después de las 2am, el impresionante set de Green Velvet. La música nunca paró y en especial desde Machinedrum comenzó la locura, pero cuando podías pensar que no había como mejorar, Green Velvet se encargó de destrozar esta idea. Más perfecto no podía terminar este  segundo día.

Así fue como terminamos dos de los tres días en que House of Vans nos entretuvo de nueva cuenta este 2014. Cuando se dio a conocer el cartel se pudo pensar que esta vez no era tan impresionante como la primera edición, pero ya estando ahí no hubo queja alguna. Nos atrevemos a decir que la gran mayoría la pasó muy bien y con ganas de esperar el House of Vans 2015.

Foto y texto: Diego Figueroa

0 comentarios: